Esta noche la Asociación Salvadoreña de Industriales se viste de gala para reconocer el esfuerzo empresarial salvadoreño y honrar a algunos de sus más destacados industriales.

Me siento muy honrado de presentar esta noche, en nombre de nuestra junta directiva, los PREMIOS ASI 2012.

Aprovecho para hacer un público agradecimiento a los miembros de la Comisión de Selección de los Premios, por la ardua tarea de elegir a nuestros galardonados entre tantos empresarios calificados.

Los PREMIOS ASI incluyen tres categorias:1. El Premio ASI, que es el máximo galardón que entrega la Asociación Salvadoreña de Industriales desde 1959, aaquellos empresarios visionarios, que con su trabajo y determinación, han dejado huella en nuestra historia y hancontribuído al engrandecimiento de El Salvador.

El Reconocimiento al Empresario Benefactor, que persigue revelar el rostro humano y la sensibilidad deaquellos héroes anónimos, empresarios ejemplares, que dedican su tiempo, esfuerzo y recursos, para brindar mejores oportunidades y una mejor calidad de vida para los más necesitados.

El Reconocimiento al Empresario PYME, para aquel emprendedor, que con esfuerzo propio y trabajo duro, hacecrecer su pequeña empresa, siendo un ejemplo vivo que El Salvador es un país de oportunidades donde se puede crecer como empresario.

Nos honran ésta noche nuestros Ex-Presidentes y exPremios ASI, y por supuesto, Oscar Guerrero, nuestro presidente por un día. También nos acompaña nuestra junta directiva, y todo el equipo de trabajo de la ASIlidereado por nuestro Director Ejecutivo, Jorge Arriaza. Un reconocimiento a nuestro Vicepresidente, Tharsis SalomónLópez, encargado de la realización de este evento. Para todos ellos pido por favor un fuerte aplauso.

Quiero hacer un agradecimiento especial también a nuestros patrocinadores, quienes hacen posible la realización de este evento.

Pero antes de proceder, queremos hacer un homenaje póstumo a nuestro estimado Ex-Presidente, Eduardo FunesHartman, quien nos dejó el pasado mes de Noviembre. Eduardo Funes Hartman fue uno de los fundadores de la ASIen 1958 y presidente en 1988. Fue un digno merecedor del Premio ASI en 1989. Fue también presidente de la ANEP de 1968 a 1970 y de 1987 a 1988. Consagró gran parte de su vida y trabajó por el fortalecimiento y engrandecimiento del Sector Industrial, dejando una profunda huella en nuestra historia. Que Dios lo tenga en su gloria.

Hoy nos honramos en reconocer la labor de un grupo de hombres y mujeres valientes, que unieron sus esfuerzos para crear el 19 de junio de 1955, la Sociedad Cooperativa Ganadera de Sonsonate “La Salud”, empresa agroindustrialque en sus 57 años ha sabido sobrepasar los obstáculos en un sector que ha sido históricamente golpeado, y que hasabido aprovechar las oportunidades para convertirse en una empresa líder en el mercado nacional.

Es de destacar que ésta noche se encuentra con nosotros uno de los fundadores de la Cooperativa La Salud, donAbraham Francisco Castillo Souza, para quien pido un fuerte aplauso.

En sus inicios, la Cooperativa Ganadera La Salud procesaba 1,500 botellas de leche diariamente, y con mucho esfuerzo, creatividad e innovación, acompañado de fuertes inversiones en infraestructura y tecnología, producen ahora más de 150,000 botellas de leche diariamente, leches saborizadas y yougurts de sabores, generando más de 3,000 empleos directos.

La Salud es ejemplo de cooperativismo exitoso. Conformada actualmente por 54 empresarios ganaderos, que buscan por iniciativa propia unir esfuerzos y visiones, para afrontar juntos los problemas, y para trabajar de lamano en las soluciones que les permiten compartir los beneficios.

Por su trabajo y dedicación, otorgamos este año el PREMIO ASI 2012 a los empresarios y trabajadores que conforman la Sociedad Cooperativa Ganadera de Sonsonate “La Salud”.

Esta noche reconocemos también la trayectoria de un hombre quien junto a su familia, supo alcanzar el éxitoempresarial, con fé y agradecimiento a Dios, comprometido con sus colaboradores, y comprometido con El Salvador.

Don Jorge Elías Bahaia. Un hombre ejemplar, trabajador incansable, solidario, lleno de fe y optimismo hasta en losmomentos más difíciles. Desde sus humildes inicios en el negocio de su padre en Ahuchapán, siempre demostró unagran sensibilidad ante el sufrimiento y necesidades de los demás.

En 1955 fundó su propia empresa para comercializar textiles, y en 1972 montó su propia planta de produccióntextil con el nombre TEXTUFIL, la cual con el tiempo ha llegado a ser una de las empresas textiles más grandes ymodernas de la región, y ahora cuenta con más de 1,200 colaboradores, quienes gozan de excelentes programas debienestar laboral.

Don Jorge ha sabido compartir el éxito con sus colaboradores a quienes siempre ha considerado parte de sufamilia. Conciente de las necesidades de nuestra población, ha venido invirtiendo en el deporte y en la educaciónacadémica, moral y religiosa en varias comunidades.

Con su visión solidaria, lideró la construcción de Villa Palestina, un desarrollo comunitario que alberga, con casapropia, a cientos de familias de escasos recursos económicos, donando la Escuela, la Clinica Asistencial y laIglesia Católica “San Jorge”.

Apoyó la creación de FUNDATAMARINDO, para llevar el desarrollo económico y social a los habitantes de la zona de El Tamarindo, en el Departamento de La Unión, bajo los lineamientos de la libre empresa, donde montó una fábricade confección para exportación generando empleo para más de 150 colaboradores.

Preocupado por las condiciones de la juventud, apoyó también la creación de FESA, la Fundación Educando a unSalvadoreño, para brindar oportunidad de superación a jóvenes de todo el país a través de una instrucción deportiva, académica y humana.

Por una vida dedicada al servicio y a la solidaridad, Don Jorge Elías Bahaia es el ejemplo fiel de cómo los empresarios generamos desarrollo para todos. En 1990 se hizo merecedor del PREMIO ASI. Y ahora en el 2012, sehace merecedor del Reconocimiento al Empresario Benefactor.

Nuestro reconocimiento al Empresario PYME, es para una empresa que por su arduo trabajo y empeño ha logrado posicionarse muy bien en el corazón y en el gusto de todos los salvadoreños, incluyendo nuestros hermanos lejanos, por su afamada semita y demás panadería.

Nos referimos a Panadería Santa Eduvigis,

Ernestina Castro, una mujer con espiritu emprendedor, como muchos salvadoreños, quien trabajaba como empleada en un almacén en la ciudad de Metapán, posteriormente emigró a San Salvador, para iniciar pequeña panadería en el barrio Candelaria con cinco trabajadores.

Con mucho sacrifico y la ayuda de sus hijos, Doña Ernestina convirtió aquella pequeña panadería en una empresa  innovadora, pujante y emblematica de la industria alimenticia en nuestro país.

Hoy, bajo la dirección de su hijo don Pablo Durán, Panadería Santa Eduvigis cuanta con varias sucursales en el territorio nacional y sus productos se exportan a Centroamerica, Estados Unidos, Canadá y proximamente a Europa.

Panadería Santa Eduvigis es un ejemplo de espíritu emprendedor, sacrificio, trabajo duro y tenacidad, que los hace merecedores del Reconocimiento al Empresario PYME 2012.

Estimados Empresarios:

Nuestros galardonados, al igual que muchos salvadoreños, son emprendedores, luchadores, y optimistas, que no se dejan vencer por las adversidades.

Muchos otros industriales, al igual que ellos, han sabido también aprovechar exitosamente las oportunidades y se adaptan constantemente a los desafíos de una economía globalizada.

Sin embargo, estos logros se deben al esfuerzo puramente empresarial de los industriales, y a la incansable labor y dedicación de nuestros trabajadores.

Como industriales, venimos afrontando una serie de adversidades y amenazas, que ponen a prueba nuestra capacidad empresarial, y aún así, hemos seguido invirtiendo porque tenemos fe en Dios y creemos en El Salvador.

Solo necesitamos que nos dejen trabajar en un clima de estabilidad y legalidad.

En los ultimos años hemos visto con preocupacion un sistemático ataque en contra de la empresa privada, de parte de aquellos mismos que demandan de nosotros mayores inversiones y más empleos.

Los políticos de todas las ideologías deben comprender que no somos adversarios, sino generadores de desarrollo y de oportunidades para todos, sin importar ideologías de izquierda o de derecha.

Como gremial empresarial, podemos coincidir con todos aquellos que defiendan las libertades individuales, la libre empresa, la propiedad privada y la democracia representativa según lo establece nuestra Constitución. Pero no somos títeres de nadie ni perdemos legitimidad al defender esos principios por encima de políticas sectoriales.

El distanciamiento y confrontación con los empresarios, no contribuye al clima de confianza y optimismo que necesitamos los salvadoreños. No se puede exigir confianza a los empresarios mientras continue su acoso y desprestigio.

Desafortunadamente, vivimos en un ambiente hostil y con un peligroso deterioro institucional que amenaza la gobernabilidad, generado principalmente por algunos políticos, que pisotean la institucionalidad buscando mantener privilegios y cuotas de poder, en lugar de resolver los verdaderos problemas económicos y sociales que enfrentamos los salvadoreños.

Ante eso, como sector productivo no podemos callar.

Nuestra responsabilidad primordial no se limita a fortalecer el sector industrial. Sobre la industria recae la responsabiildad del desarrollo del país, porque solo a través de la productividad podremos generar prosperidad.

Lo que hace a un país prospero no son sus recursos sino su productividad. Un país no es rico por lo que tiene sino por lo que hace con lo que tiene. Es su capacidad de producir y competir.

Y para poder producir y generar prosperidad, para generar nuevas inversiones y para generar más empleos, se necesita un clima de confianza y estabilidad, y nada atenta más contra esa estabilidad que la falta de respeto a la legalidad. Nadie invierte en un pais inestable.

Nuestra labor gremial no empezó hace tres años sino desde 1958. Que nadie ande preguntándonos donde estábamos antes de hoy, porque vamos a responderle con toda propiedad….. Estabamos donde siempre hemos estado: Creando el empleo que otros prometen, produciendo la riqueza que otros distribuyen, y llevando el desarrollo y bienestar donde otros no lo hacen. Ahí es donde hemos estado y seguiremos estando.

Por eso tenemos todo el derecho a exigir que se rinda cuentas del rumbo que se da a nuestro país.

Es irónico que exactamente hace 12 meses denunciábamos en este mismo escenario, la aprobación y sanción acelerada del nefasto decreto 743, que pretendía manipular las facultades de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia. Un año despues aún continua la confrontación a mayor escala.

Ayer, algunas fracciones legislativas aprobaron reformar el Reglamento Interno de la Asamblea Legislativa para permitir a cualquier persona pedir el antejuicio de funcionarios públicos, eliminando con ello los oficios que ejerce la Fiscalía General de la República.

Pareciera que ésta reforma pretende desarticular la Sala de lo Constitucional, con el propósito de evitar que dicha Sala resuelva los recursos de inconstitucionalidad admitidos y pendientes de resolver.

Nunca dejaremos de ser la economía que menos crece en la región, mientras nuestros politicos y gobernantes sigan buscando resolver sus propios problemas antes de resolver los problemas de todos los salvadoreños.

Por eso, hacemos un llamado a los honorables diputados de la Asamblea Legislativa, a todos por igual, para que busquen el diálogo que nos permita alcanzar acuerdos, que nos brinden estabilidad política y jurídica.

En sus manos está la solución. No la busquen en Cortes Centroamericanas ni en organismos internacionales. Ratifiquen o elijan de una vez a los magistrados más idóneos y competentes para ocupar las vacantes en la Corte Suprema de Justicia, en apego a la constitución y a los fallos de la Sala de lo Constitucional.

Ustedes diputados, están llamados a ser ejemplo de respeto a la legalidad, de respeto a nuestra constitución, y de respeto a la institucionalidad. Sus actuaciones y declaraciones no deben jamás invitar al desacato ni a la desobediencia, sino deben ser un ejemplo de moralidad y sensatez.

Pedimos también a todos los partidos políticos, a dar señales claras e inequívocas sobre su voluntad de garantizar la independencia de poderes, el estado de derecho, el fortalecimiento de las instituciones democráticas, y su compromiso de respetar el sistema de libre empresa.

Dejemos de ver para atrás los errores del pasado buscando excusas por las oportunidades pérdidas. Los salvadoreños necesitamos mensajes de confianza y optimismo, que nos permitan alcanzar nuestros sueños, desarrollar nuestra creatividad y aprovechar nuestra laboriosidad.

Necesitamos líderes enfocados más en el trabajo que en la popularidad, que busquen el bienestar de todos antes del propio, y que promuevan el desarrollo económico y social que nos permita eliminar las brechas y las injusticias.

Hacemos también un llamado a todos los salvadoreños, de todas las ideologías, para que dejemos la comodidad del silencio y asumamos nuestro deber de ciudadanos, de alzar nuestra voz en defensa de la institucionalidad, en defensa de nuestra democracia y en defensa de la legalidad.

El ejercicio de nuestros derechos ciudadanos puede ser incómodo para algunos políticos que buscan más poder del que la misma constitución les permite, pero la democracia requiere que la sociedad civil exija rendición de cuentas y transparencia en el manejo público.

Asumamos con responsabilidad los tres papeles que nos corresponde: el de ciudadanos, el de empresarios, y el de líderes.

Seamos cada uno de nosotros líderes en nuestro hogar, en nuestro trabajo, en nuestra comunidad, en nuestra organización. Seamos ejemplo de valores, ejemplo de integridad, de optimismo, y de solidaridad, y trabajemos juntos con determinacion, por un mejor futuro para todos los salvadoreños.

Esta noche nos sentimos muy honrados de reconocer y celebrar ese liderazgo, y espíritu de servicio en nuestros galardonados, y en todos aquellos empresarios que a través de los años, han dedicado su tiempo y esfuerzo para buscar un mejor país a través del servicio y la solidaridad.

Para finalizar, quiero dejarles este pensamiento que escuché de mi hija y del cual no pude encontrar su autor:

Una piedra, nada mas simple que una piedra,

El distraído tropezó con ella,

El violento la lanzó como proyectil,

El emprendedor construyó con ella,

El cansado, se sentó y descansó en ella,

Para los niños fue un juguete,

Drummond la poetizó,

David mató con ella a Goliat,

Y Michelángelo la esculpió en la más bella escultura.

En todos estos casos, la diferencia no estuvo en la piedra sino en el hombre. Estimados amigos, no existe “piedra” en nuestro camino que no podamos aprovechar para construir un mejor El Salvador.

Muchas gracias.

Palabras de Don Javier Ernesto Simán, presidente de ASI.

About these ads